Sigue a la Furgo

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Linkedin

lunes, 18 de mayo de 2009

La influencia del portero en el juego

Por mucho que nos moleste los porteros influimos poco en el juego del equipo, es cierto que tenemos más protagonismo en la táctica colectiva de lo que el aficionado medio cree, pero aún así, no somos la pieza fundamental que define el estilo de juego del conjunto. Un portero como mucho puede evitar que un equipo juegue mal, pero nunca va a hacer que un equipo juegue bien, de hecho, en el partido tácticamente perfecto el portero no debería intervenir nunca.

El que mejor sabe esto es Casillas, cada fin de semana sorprende con algún milagro, pero sólo evita que su equipo caiga en la miseria, no hace que nade en la abundancia. Ahora mismo es el único jugador totalmente intransferible del Real Madrid, hasta por Raúl se escucharían ofertas, pero el de Móstoles no se vende. Para desgracia de los merengues, no se puede construir un equipo alrededor de un portero, es por ello que el Madrid no para de buscar referentes, Kaká, el divino Portugués CR7, Cesc...algo que haga que el equipo juegue mejor...Iker está para arreglar desaguisados, pero la excelencia en el juego no pasa por sus guantes.

El que no parece enterarse bien es Valdés, dentro del gremio Víctor está mejor considerado que por el gran público, lo que ocurre es que la prensa grita a los cuatro vientos sus malas actuaciones y sus tardes de gloria las retransmite con la boca pequeña. Valdés no ha ido nunca a la selección porque ser portero con España es casi imposible con el nivel que hay...pero en otros países sería titular y en Inglaterra puede que le hicieran Sir. Sin embargo, cuando Ginés Carvajal aseguró que su protegido estaba al mismo nivel que Casillas y Buffon... patinó y patinó mucho. El Barça de hoy en día sería perfectamente posible sin Valdés, es lo suficientemente bueno para defender un portería tan compleja como la del Barcelona, pero está varios escalones por debajo de Casillas y Buffon.

Conclusión: Somos los bomberos del equipo, apagamos fuegos y damos consejos para evitar incendios, damos equilibrio y seguridad al conjunto, somos la masa que une a los ladrillos...pero que ese edificio sea una chabola o una catedral depende de otros.

6 comentarios:

Joaquín Díaz dijo...

Toda la razón, apagáis fuegos (evitáis goleadas y conseguís puntos imposibles), dais consejos, seguridad. Sois los cimientos de una casa, sólo los delanteros de cara al gol pueden llegar a ser tan decisivos como los porteros.

Saludos.

davidalonso dijo...

Holaa amigo como estas'

Comenta VOTA Y SIGUE MI BLOG!!

www.sevillafcelmejor.blogspot.com y

www.galatasaraysporkulubu1905.blogspot.com

Mercy

CARLOS MATEOS GIL dijo...

Sin Casillas el Real madrid sería una verbena defensiva. No es sólo lo que para si no la forma en la que coloca al equipo. Un saludo
http://deparadinha.blogspot.com

Mario Pérez dijo...

En el caso de Víctor Valdés, este año ha recibido pocos goles, pero creo que el alto nivel que ha mostrado esta temporada la defensa del Barça le ha ayudado mucho, así como la posesión de la pelota y el estilo de juego del equipo; que hacen que los rivales se acerquen menos a su portería.

saludos,

www.elgolfantasma.blogspot.com

gordiHO dijo...

no solo por ser el primer atacante,tener precision y picardia en el saque,y caracter ganador y dotes de mando,la influencia del portero,de un buen portero radica en la seguridad que dé a su defensa,en la confianza en sí mismo y en la garra,las ganas y la fé que transmita a los compañeros

Pablo Villar dijo...

A mí sinceramente, me parece más complicado ser portero del Barça, que del Real Madrid, ya que es muchísimo más difícil mantener la concentración cuando atacan poco a tu portería, que si la atacasen mucho. En los próximos días haré subiré un post de esto.

Un saludo

Pd: Para mí Buffon está varios escalones por encima del resto de porteros del mundo.Porque domina todas las facetas y bastante bien. No tiene lagunas como Casillas en el juego aéreo o en el juego ofensivo.